Mineros desatan violenta pelea por oro en la mina La Rinconada

Dos bandos de mineros desataron, el último lunes, una violenta pelea por el posicionamiento de un desmonte minero (mineral estéril arrojado) en el centro poblado La Rinconada, distrito de Ananea, provincia de San Antonio de Putina.

Según los mineros el enfrentamiento se registra desde hace varios meses, pero la pelea más violenta ocurrió el últimos lunes al promediar las 8:30 horas entre los mineros de la asociación “Bella Durmiente” y el frente integrado por la Corporación Minera de Ananea.

Hasta este lugar llegaron efectivos de la Policía Nacional para poner orden y separar a ambos bandos. Según lo contado a los policías, la Corporación Minera Ananea acusa a los mineros de “Bella Durmiente” de invadir parte de la concesión que les pertenece.

Por tal razón, los cerca de 1 500 trabajadores de la Corporación intentaron desalojar a los cientos de mineros ilegales desatándose un enfrentamiento donde se quemaron carpas y hasta un cargador frontal para evitar que sigan invadiendo.

La pelea llegó a tal extremo que algunos mineros se subieron a la parte alta y desde ahí comenzaron a lanzar piedras obligando al otro bando a retroceder. No bastando eso, los mineros detonaron algunos artefactos explosivos destruyendo parte del campamento minero de Bella Durmiente. La trifulca duró cerca de cuatro horas.

Producto de esta pelea, varias personas, entre ellos un policía, resultaron heridos. Los policías advierten que podría volver a ocurrir otro enfrentamiento entre ambos bandos.

Se supo al final que la pelea había sido iniciada por la asociación Bella Durmiente, liderada por Efrin Marcos Quispe Huaynacho, quienes intentaron posicionarse de materiales considerados como reserva de baja ley, que tras un proceso en los molinos se puede obtener oro.

Por su lado, la Corporación minera de Ananea liderada por Edwin Ajahuana Mayta reclama este desmonte como su propiedad, alegando que se encuentran amparados por la concesión minera, contratos de explotación y tramites en vías de formalización.

 

Fuente: La República